Distribuir contenido

Fines y objetivos

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
  1. La defensa promoción y difusión del laicismo.
  2. La defensa y promoción de una escuela, una educación y una sociedad laicas.
  3. La defensa de la libertad de expresión y de las distintas manifestaciones de la cultura y la denuncia de las actuaciones que pretendan censurar las mismas en base a supuestos agravios a las religiones.
  4. La defensa del principio de igualdad entre las mujeres y los hombres, y la denuncia de aquellas actuaciones y manifestaciones que pretendan mantener conductas discriminatorias basadas en creencias religiosas o costumbres ancestrales o étnicas contrarias a los derechos humanos universales.
  5. La defensa del respeto a la libre elección de orientación sexual, de relación interpersonal y de estructura familiar, sin más límite que las normas del Estado de Derecho, y la denuncia de cuantas actuaciones o manifestaciones intenten conculcar estos derechos.
  6. La denuncia de aquellas manifestaciones que, alegando motivos religiosos o ideológicos, se opongan a la educación sexual, a la utilización de métodos anticonceptivos útiles en la lucha de pandemias de transmisión sexual (especialmente, el Sida) y a las recomendaciones de las autoridades sanitarias internacionales.
  7. El apoyo social a la investigación biomédica y a los avances científicos cuya aplicación terapéutica contribuyen a la mejora de la calidad de vida y a la salud de las personas, de acuerdo con la bioética, y la denuncia de aquellos actos o expresiones que los combatan en base a creencias religiosas.
  8. La denuncia de los permanentes intentos de imposición a toda la sociedad de una concepción moral basada en principios religiosos de pretendida superioridad ética por su supuesta aceptación social mayoritaria.
  9. El impulso de las necesarias modificaciones legislativas que garanticen los principios que inspiran este manifiesto y de manera singular la derogación de todas aquellas normas que mantienen importantes hipotecas sobre nuestra Constitución a través de las acuerdos del Estado Español con la Santa Sede (las leyes educativas que favorecen el adoctrinamiento religioso dentro de la escuela pública, la ley de libertad religiosa que permite determinados privilegios a las confesiones religiosas, las normas que permiten beneficios económicos y fiscales a la iglesia católica, etc.)