Distribuir contenido

la casilla de la iglesia

No marques la X de la iglesia

Fecha: 
3 Mayo 2012

No marques la X de la iglesia en tu declaración de la renta. El 0.7% que destina una persona a sufragar los gastos de la iglesia católica a través de la casilla de la declaración de la renta deja de incorporarse a las arcas del Estado, que recauda, por tanto, 0.7% menos.

Todos debemos contribuir al sostenimiento de los servicios públicos con nuestros impuestos y no detraer ninguna cantidad.

Lo recaudado por el concepto de la casilla se destina al sonstenimiento del culto y el clero. Es decir, a los gastos que suponen los sueldos de curas y obispos, sus cotizaciones sociales y los gastos del culto. Sin embargo, la campaña publicitaria que hace la iglesia pretende inducir a que las personas crean que esa cantidad es para una buena labor social. No es cierto.

Todas las personas son libres de sostener a la iglesia en la que quieran creer, pero que las sostengan de su bolsillo libremente, no de las aportaciones que corresponden al Estado, es decir, a todos. La iglesia católica se comprometió en los acuerdos con el Vaticano a buscar su propia financiación: no hace ningún esfuerzo: sabe que el Estado le pagará.

No pongas la X de la iglesia: Nos perjudicas a todos.

Artículo relacionado: La autofinanciación de la iglesia, una asignatura pendiente

 

                       

Las cuentas de la iglesia

Fecha: 
4 Julio 2007

La iglesia católica se financia en España por varias vías, siendo la principal y más directa la proveniente de la asignación tributaria, la famosa casilla de la X. La otra vía de financiación es de carácter indirecto mediante el otorgamiento de una serie de beneficios fiscales, conformando un auténtico paraíso fiscal en el que se desarrollan la mayoría de sus actividades. Esta situación es, a nuestro juicio, injustificable desde la perspectiva del principio de laicidad del Estado y rompe especialmente la neutralidad y no discriminación por motivos religiosos implícitos en nuestro ordenamiento constitucional.

Finaliza este mes la campaña de la renta del presente ejercicio, es pues oportuno realizar una aproximación a la realidad económica de las contribuciones del Estado a la Iglesia católica, toda vez que las continuas exigencias de la misma al Gobierno no consiguen acabar con su permanente voracidad económica a pesar de las cesiones en esta y en otras materias.

La autofinanciación de la iglesia católica: una asignatura pendiente

Fecha: 
25 Mayo 2010

Alternativa Laica considera engañosa la campaña sobre la declaración de la renta de la Iglesia Católica (X tantos) mediante la que trata de hacer llegar a los ciudadanos la falsa idea de que la x de la iglesia contribuye a los fines sociales de la misma.  La realidad, sin embargo, es que la asignación tributaria del 0.7% del IRPF se destina únicamente a la financiación del culto y los salarios del clero a costa de minorar directamente los ingresos del Estado en concepto de IRPF.

Asistimos estos días a la engañosa campaña que en torno a la declaración de la renta realiza la Iglesia Católica (X tantos) tratando de hacer llegar a los ciudadanos la idea de que marcando la casilla a favor de la iglesia el ciudadano contribuye con la labor social de la Iglesia produciendo un notable ahorro al Estado a través de las distintas entidades sociales y educativas que gestiona, cubriendo a la vez aquellas tareas de asistencia social que el Estado no cubre.