Distribuir contenido

Una mirada de género

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
30 Julio 2013

Reproducción asistida, no para todas: una decisión del Gobierno discriminatoria que ataca la autonomía y la libertad sexual de las mujeres.

Desde Alternativa Laica queremos colaborar en la difusión de este artículo de la Secretaría Confederal de Comisiones Obreras

UNA MIRADA DE GÉNERO.

Reproducción asistida, no para todas: una decisión del Gobierno discriminatoria que ataca la autonomía y la libertad sexual de las mujeres

Otra vuelta de tuerca del Gobierno para recortar derechos y servicios públicos, otra vez atacando frontalmente los derechos de las mujeres.

La restricción impuesta por la ministra Mato en los criterios para optar a l**ostratamientos de reproducción humana asistida en la cartera básica deservicios de la sanidad pública aprobados en el Pleno del ConsejoInterterritorial del Sistema Nacional de Salud el pasado 23 de julioexcluyen por la vía de los hechos a las mujeres que quieran optar a unamaternidad por sí mismas y a un tipo específico de parejas: las lesbianas.*Otra decisión ministerial más que destila contrarreforma ideológica. Ahoraquieren vincular de manera inseparable la reproducción asistida cubiertadesde la sanidad pública a las parejas formadas por un hombre y una mujer,siguiendo las directrices de la conferencia episcopal que sólo otorga a lasparejas heterosexuales el papel de tener descendencia, imponiendo un únicotipo de familia.

El Gobierno, entre seguir las directrices ultracatólicas y los derechosconstitucionales, se ha inclinado peligrosamente por lo primero, y decidequé mujeres y qué parejas pueden acceder a un servicio básico de la sanidadpública, olvidando el artículo 14 de la Constitución, que establece laigualdad ante la ley “sin que pueda prevalecer discriminación alguna porrazón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otracondición o circunstancia personal o social”.  El Gobierno discrimina,porque el Gobierno selecciona, excluyendo. Porque supone un trato desiguala personas iguales en derechos. Y es que el Gobierno decide quienes puedenacceder a un servicio básico de la sanidad pública y quienes no,estableciendo unos criterios que apartan a muchas mujeres y a muchasfamilias de un servicio que sí tienen otras.

Bajo el argumento de que se trata de ofrecer tratamiento terapéutico encaso de infertilidad demostrada durante, al menos, un año, se establecenrequisitos imposibles de cumplir en la práctica para muchas mujeres y paraalgunos tipos de familia, en concreto, aquellas mujeres que desean formaruna familia en solitario o aquellas que desean formarla con una pareja desu mismo sexo. Y otro objetivo a conseguir es que las “otras”, lasindependientes, solas, lesbianas, es decir, las que están fuera del modelode familia episcopal, paguen, que accedan a esos tratamientos a través dela sanidad privada.

Este ataque contra la autonomía y la libertad sexual de las mujeres es unpaso más en el control sobre la sexualidad y la reproducción que quiereimponer un Gobierno que con estas medidas parece no respetar la igualdad dederechos reconocida por la Constitución ni los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres reconocidos en la normativa igualitaria internacional.

La de la ministra Mato es una decisión lesbofóbica, sexista y clasista, que desde CCOO exigimos se retire de inmediato por constituir una práctica discriminatoria y un ataque inaceptable a los derechos de las mujeres.

Desde CCOO luchamos para que se eliminen las discriminaciones. Únete a CCOO y defiende tus derechos.

Secretaría Confederal de la Mujer e Igualdad de CCOO,

24 de julio de 2013