Distribuir contenido

Toma de posesión sin la presencia de simbología religiosa

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
11 Junio 2015

Alternativa Laica hace un llamamiento a los cargos municipales y regionales electos para que los actos de toma de posesión estén libres de la presencia de simbología religiosa

Desde Alternativa Laica hacemos un llamamiento para que los representantes políticos hagan valer el principio de neutralidad del Estado y de sus instituciones en materia religiosa y que, por lo tanto, se eliminen todos los símbolos religiosos de los actos de toma de posesión de los cargos municipales y regionales.

 

La toma de posesión es un acto solemne en el que los representantes políticos prometen o juran desempeñar sus cargos de acuerdo con la Constitución y las leyes. Es esta su labor y para esto han sido elegidos. La solemnidad del acto requiere unas formas concretas y con ellas, la presencia de los símbolos que nos representan a todos: la Constitución y los símbolos municipales, regionales o estatales.

Solemne debe ser también la implicación de los cargos electos en la defensa del principio constitucional de neutralidad en materia religiosa. Y solemne, la convicción de que los poderes públicos no deben estar supeditados a dictados o costumbres religiosas, así como que las creencias personales de los cargos electos no forman parte de la labor representacional para la que fueron elegidos y elegidas.

Desde Alternativa Laica hacemos un llamamiento para que los representantes políticos hagan valer el principio de neutralidad del Estado y de sus instituciones en materia religiosa y que, por lo tanto, se eliminen todos los símbolos religiosos de los actos de toma de posesión de los cargos municipales y regionales.

En numerosas ocasiones, los ciudadanos hemos podido ver como en la mesa en la que se prestaron promesas de ejercer fielmente sus cargos con sujeción a la Constitución y a las leyes estaban presentes crucifijos y biblias, símbolos inequívocamente cristianos.

Como quiera que, con arreglo a la Constitución, ninguna religión tiene carácter estatal, Alternativa Laica considera que los juramentos o promesas de servir fielmente al Estado, en sus diferentes ámbitos, se realicen ante los únicos documentos que pueden y deben tener para todos nosotros el mismo valor: la Constitución Española y los Estatutos de Autonomía.

Consideramos en Alternativa Laica que las administraciones  deben ser respetuosas con la pluralidad social y de creencias de la sociedad y que la pervivencia de estas arcaicas prácticas en algunos actos oficiales son impropias de un estado moderno y democrático a la vez que suponen una falta de respeto al principio de neutralidad y de igualdad consagrados en nuestro ordenamiento jurídico y político.

Toma de posesión sin la presencia de simbología religiosa