Distribuir contenido

Sin biblia y sin crucifijo

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
17 Diciembre 2012

Urkullu jura su cargo sobre el Estatuto de Gernica y el Fuero de Vizcaya, eliminándose la presencia de la biblia y el crucifijo.

Los ocho consejeros y consejeras prometen cumplir con las funciones de sus respectivos cargos.

El nuevo lehendakari Iñigo Urkullu ha jurado "humildemente ante Dios y la sociedad, en pie sobre la tierra vasca, y bajo el roble de Gernika, con el recuerdo a nuestros antepasados" y ante "los representantes del pueblo, cumplir fielmente" su mandato.

Este ha sido el juramento realizado por Urkullu, íntegramente en euskera, ante el árbol de Gernika símbolo del autogobierno de los vascos.

El nuevo presidente del Gobierno vasco ha jurado el cargo sobre el Estatuto de Gernika y el Fuero de Bizkaia, en lugar de sobre la biblia, como hicieron todos los predecesores de su partido. El lehendakari saliente, el socialista Patxi López, había roto ya esta “tradición” que supeditaba totalmente el poder civil y democrático al poder religioso.

La fórmula del juramento a la que ha recurrido Urkullu es similar a la que utilizó el primer presidente del Consejo General Vasco en 1936, José Antonio Aguirre (PNV), aunque con alguna variación. Las palabras que formuló Aguirre son: "Ante Dios humillado, en pie sobre la tierra vasca, en recuerdo de los antepasados, bajo el árbol de Gernika, juro desempeñar fielmente mi mandato".

Las diferencias entre “humildemente ante Dios” y “ante Dios humillado” son irrelevantes. Urkullu ha añadido como testigo, además de su dios, a la “sociedad” y, además del recuerdo de los antepasados, hace su juramento ante “los representantes del pueblo”.

La eliminación de la Biblia y del crucifijo es muy relevante. Aunque la fórmula reconoce a su dios como testigo de sus acciones de gobierno, por lo menos, se ha avanzado un poco y el juramento se hace sobre textos civiles, el Estatuto y el Fuero de Vizcaya, que recogen los fundamentos de la convivencia y de la organización política del pueblo y no sobre textos religiosos.

Juramento de Urkullu. Foto de eitb