Distribuir contenido

Sermón antiaborto en un curso de bioética para médicos residentes

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
28 Marzo 2014

Un cura imparte una charla sobre el aborto a los MIR de Guadalajara. La ponencia debía versar sobre la ética y el origen de la vida y derivó en un sermón religioso. Los responsables del centro defienden esta actuación. Desde Alternativa Laica consideramos que la designación del cura como ponente es inadecuada y el sermón del mismo inapropiado. Se deben depurar las responsabilidades, empezando por el coordinador del curso.

Los MIR (médicos residentes) asistían a una de las ponencias de un curso obligatorio sobre bioética. El tema debía ser el origen de la vida y debía impartirlo un facultativo experto en derecho que no pudo hacer la exposición. En su lugar, el coordinador del curso designó como sustituto a un cura que forma parte del Comité de bioética del hospital. La charla se convirtió en un sermón antiaborto. Algunos asistentes abandonaron la sala. CCOO ha denunciado el caso tras recibir quejas de algunos de los asistentes.

El responsable de la organización de este curso, Ángel López, defiende la designación del cura como sustituto para la charla. No encuentra ningún problema en que la ponencia se desviara del origen de la vida hacia el aborto. No encuentra problema tampoco en se expusiera solo las creencias y dogmas de la religión católica. No le parece mal que se leyeran encíclicas papales.

Desde Alternativa Laica hemos criticado la existencia de curas en los comités de ética porque consideramos que la ética de la sociedad no puede estar mediatizada por los dogmas religiosos.

Que el responsable del curso de los MIR, presidente del comité de ética en Guadalajara, defienda que una ponencia de un curso se convierta en un sermón sectario sobre los dogmas de una religión es indefendible. Es una irresponsabilidad de Ángel López Moya, una falta de ética en sí misma y una torpeza por su parte. No puede tener otra consecuencia que su dimisión o su destitución.

Leer la noticia en El País