Distribuir contenido

Otra vez el arzobispo de Granada

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
8 Febrero 2012

El periódico El Mundo publica la siguiente noticia sobre el arzobispo de Granada y sus opiniones: El arzobispo de Granada censura la mentalidad de “pueblo subsidiado”. Según el diario, el arzobispo ha criticado a quienes siempre buscan que les resuelvan los problemas, considera una enfermedad social que los jóvenes quieran ser funcionarios y reclama un cambio de cultura para esta sociedad que ha heredado cierta tradición paternalista en la que todo el mundo espera que los problemas los resuelvan las autoridades.

El pensamiento del arzobispo se puede resumir en “haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago”. La iglesia católica recibe de las Autoridades 13 millones mensuales a cuenta de los impuestos que detraen los católicos de su debida aportación por IRPF. La iglesia es la gran beneficiaria de las obras de remodelación, cuidado y mantenimiento de los edificios e inmuebles culturales de “su” inmenso patrimonio. La iglesia no paga impuestos. La iglesia se beneficia de los programas y proyectos de cooperación que subvencionan las Autoridades. La iglesia no paga a sus catequistas, porque ya se encarga el Estado de hacerlo. La iglesia no paga el impuesto de bienes inmuebles porque el Estado la exime de ello.

La iglesia católica es la mantenida número uno en este país. Y los obispos, cuyo sueldo se detrae de los impuestos de todos, pretenden dar lecciones sobre paternalismos y enfermedades sociales. Ya podrían mirarse la viga en sus ojos, en vez de ver la paja en los ajenos.

Efe. Granada. 6. 2. 2012

El arzobispo de Granada, Javier Martínez, aboga por un cambio en la mentalidad de "pueblo subsidiado" de la sociedad española, especialmente en época de crisis económica, al tiempo que cuestiona el amplio número de jóvenes que aspiran a ser funcionarios, lo que ha califica como una "enfermedad social".

El prelado incluyó esta afirmación en su homilía en la abadía del Sacromonte de Granada con motivo de la festividad de San Cecilio, patrón de Granada, que han sido facilitadas por la Oficina de Información de los Obispos del Sur de España (Odisur).

Durante su intervención, el arzobispo hizo referencia a la actual situación social y censuró a quienes "siempre" buscan que otros les solucionen sus problemas o que abran una empresa donde poder encontrar un trabajo.

"Hay que cambiar la mentalidad de ser un pueblo subsidiado, que siempre busca la solución en que me solucionen otros el problema", dijo Martínez, quien recordó además las encuestas que hizo entre universitarios cuando estaba recién nombrado obispo.

"Un porcentaje muy alto, cercano al ochenta por cierto, de los chicos buscaba ser funcionario. Eso es una enfermedad social", consideró el arzobispo, al tiempo que advirtió sobre las diferencias entre jóvenes que abren una empresa en Estado Unidos o en España.

Por todo ello, apostó por un "cambio de cultura", lo que a su juicio también tiene que ver con la fe, y una "cierta capacidad de riesgo" que sería necesario recuperar como signo de la identidad cristiana.

En su sermón, de unos 20 minutos de duración, el arzobispo también señaló en este sentido que desde que ha empezado la crisis, la sociedad es heredara de "cierta tradición paternalista", en la que todos esperan que los problemas los resuelvan las autoridades.

Monseñor Martínez es uno de los prelados más controvertidos de la Iglesia en Andalucía. Abiertamente hizo una llamada a la 'desobediencia civil' contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía cuando se implantó.

Fue relevado de la diócesis de Córdoba, donde se enfrentó abiertamente a Miguel Castillejo, entonces director general de la caja de la Iglesia, Cajasur. Con anterioridad, había protagonizado polémicas sonadas con declaraciones suyas como las de la extensión del virus del sida en África debida al empleo masivo de preservativos.

En 2007, se convirtió en el primer prelado de la Iglesia católica en ser enjuiciado y condenado en un tribunal civil por coacciones e injurias a un sacerdote que había escrito un libro al que le retiró el apoyo de la archidiócesis en cuanto tomó posesión de la sede.

 

Publicado en El Mundo.