Distribuir contenido

Más beatificaciones de la Guerra Civil

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
13 Octubre 2013

Hoy, domingo 13 de octubre, ha tenido lugar un acto de beatificación de 520 personas, a las que la iglesia llama mártires del siglo XX porque le llueven las protestas cuando se refieren a ellos como mártires de la Guerra Civil. Una beatificación es un acto religioso del cual sólo deberían opinar los fieles a la religión concerniente y debería ser un acto político. Leer más

Pero el acto de Tarragona es otro ejemplo de la intransigencia y de la intolerancia de una iglesia que no solo santificó una guerra civil como cruzada nacional, sino que 80 años después, la revive y la ensalza todavía más. Naturalmente, solo los de un bando pueden alcanzar los honores de los altares reaccionarios. Los del otro bando defendían un Gobierno elegido democráticamente en las urnas, algo que los de la cruzada nacional no podrán entender jamás porque su cruzada consistió en imponer sus tesis a sangre y fuego.

Más allá de los simbolismos religiosos y de las prácticas ensalzadoras de una iglesia que se resiste a perder el poder del que disfrutó por su apoyo a la cruzada, es inconcebible que en una democracia consolidada como la nuestra, en un país donde ninguna religión tiene carácter estatal, los políticos se apunten a los actos religiosos (vamos a considerarlos solo religiosos) de una manera tan falta de sensibilidad para con, por lo menos, la mitad de los españoles.

Gallardón (ministro de Justicia), Jorge Fernández (de Interior), Mas (presidente de Cataluña) y Posada (presidente del Congreso) asisten a una celebración religiosa como si fuera un acto más de la vida social del país. Es un flaco favor el que se le hace a la ciudadanía permitir que se confundan los actos sociales o políticos con las manifestaciones religiosas. Los actos sociales o políticos son, por definición, concernientes a toda la sociedad (político deriva de polis que era la organización social de los pueblos helenos). Los actos religiosos son privados y conciernen a las personas que practican una fe o tienen unas creencia y a sus comunidades religiosas de referencia.

Ningun Gobierno y muy poquitos políticos se han desvinculado de los actos multitudinarios de la iglesia. Pero en los últimos tiempos, proliferan demasiado las uniones político-religiosas.

Cospedal y su gobierno regional promueven la asistencia a una misa que se celebra el dia de san Francisco de Asís porque dicen que es el patrón de los trabajadores de Medio Ambiente y autorizan a los funcionarios de la consejería correspondiente a abandonar su trabajo para asistir a dicha misa. En todo caso, san Francisco de Asís podrá ser el santo patrón de los católicos de medio ambiente, nunca de los trabajadores del ramo. Pero se confunde intencionadamente porque así era cuando no existía libertad de creencias en España. Pero ahora si existe. Los trabajadores no tienen por qué tener santo patrón, pero desde luego, una administración pública de un Estado democrático no puede fomentar la confusión entre lo religioso  y lo civil.

Por supuesto, el dia de la hispanidad, 12 de octubre, no solo se celebra con un desfile militar. También hay misas con tales o cuales políticos presentes. Porque no es el dia de la hispanidad, sino que la hispanidad tiene que ser católica, vaya por dios.

Y así, tantos y tantos festejos y celebraciones a lo largo del año y del territorio.

Quizá nuestros políticos no se han enterado de que ya no existe la Inquisición y ya no se quema a los herejes en las plazas de las ciudades. Ya no hay que tener miedo de no ser religioso. Los regidores ya no tienen que demostrar su cristiandad so pena de perder vida y hacienda. Lo que si deberían temer es convertirse en malos demócratas. Pero eso no parece preocuparles: prefieren tragarse cien misas que evitar un mercadillo de cachivaches franquistas.

Alternativa Laica. 13 de octubre 2013

El Gobierno y Mas avalan la beatificación masiva de mártires de la Guerra Civil, en El País

Quijorna y la derecha española, de José Antonio Moreno, en Nueva Tribuna

Permiso para ir a misa

 

Beatificaciones en Tarragona