Distribuir contenido

Los obispos se salen con la suya

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
27 Mayo 2013

Casi la mitad del alumnado de la escuela pública No cursa religión. Las bodas civiles superan a las religiosas. Solo un tercio de las personas ponen la x en la casilla de la iglesia en la declaración de la renta. Poquísimos van a misa los domingos y fiestas de guardar. Se ordenan tan sólo 120 sacerdotes al año.

Todas estas cifras tienen que poner muy nerviosa a la jerarquía católica. No pueden soportar una sociedad libre, secularizada. Por eso sus grandes esfuerzos para re-cristianizar el país. Por eso, su empeño en que la religión forme parte del sistema educativo.

El diario El País publica en portada el domingo 26 de mayo que el 70% de los españoles considera que la religión no debe ser una asignatura, incluidos, la mitad de los votantes del PP. Sin embargo, el proyecto de ley presentado por el peor valorado de todos los ministros establece la religión como una asignatura computable para la nota media del expediente académico, con una materia alternativa en Primaria y en Secundaria y que forma parte del bloque de materias específicas del Bachillerato. Es una demanda de los obispos desde hace veinte años y, por fin, Wert se la ha concedido.

Pero, además, de manera hipócrita y tonta, se atreve a decir que no es una concesión a los obispos. ¿Entonces, a quién, o a qué?.Y va más lejos, insultando a los profesores, los que lo son de verdad, a quienes acusa de protestar por intereses corporativos. Es un insulto para la inteligencia comparar la religión, que se basa en creencias indemostrables por definición, con la ciencia, el arte, el conocimiento tecnológico...