Distribuir contenido

La religión gana la batalla educativa

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
19 Mayo 2013

Los titulares de la prensa de hoy son muy expresivos: la iglesia gana la reforma educativa (El País). No puede haber otra conclusión. La reforma educativa de Wert es un claro pago de favores a la iglesia católica, que tanta oposición organizó al gobierno anterior y con quien el gobierno actual quiere establecer las mejores relaciones posibles.

La religión católica contará para la nota media del expediente, los colegios concertados que segregan por sexos se ven amparados por la ley, se certifica el deterioro de la enseñanza pública para que aumente el negocio de la privada (normalmente, colegios religiosos). La dirección de los centros es personalista y poco democrática. Se establecen categorías entre las materias. Pierden fuerza y valor las enseñanzas artísticas y se revalorizan las enseñanzas confesionales. 

La iglesia y el gobierno habrán estado negociando esta reforma que tanto va a agradar a la iglesia y a los sectores más conservadores de la sociedad. Volvemos a un sistema educativo propio de los años 80, retrocedemos 30 años solo para dar satisfacción a la jerarquía católica, que no puede dejar de añorar el nacionalcatolicismo de épocas pretéritas.