Distribuir contenido

La iglesia debe pagar el IBI

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
8 Marzo 2012

Alternativa Laica considera que la iglesia católica debe pagar el impuesto sobre bienes inmuebles. No existe ninguna razón lógica por la que una organización propietaria de tantos edificios esté exenta del pago de impuestos en las mismas condiciones que el resto de organizaciones y personas 

El Alcalde de Toledo tiene razón cuando se queja de que los Ayuntamientos, en especial los de las ciudades patrimonio, dejan de ingresar una cantidad ingente de dinero que tanta falta les hace en estos momentos de escasez de liquidez y de recursos económicos para hacer frente al mantenimiento de los servicios públicos. El Estado establece por ley que los inmuebles declarados bien de interés cultural o patrimonial quedan exentos de pagar el impuesto correspondiente (el IBI). Son las Comunidades Autónomas las que determinan qué bienes se declaran de interés cultural. Y son los Ayuntamientos los que se quedan sin estos ingresos.

La iglesia católica es propietaria de numerosos inmuebles. La mayoría, declarados de interés cultural o patrimonio histórico. Por tanto, no paga el impuesto de bienes inmuebles de una gran cantidad de sus propiedades. Los Ayuntamientos en los que se encuentran estas propiedades dejan de ingresar una cantidad casi incalculable de dinero.

Pero además, tampoco paga impuestos sobre muchos inmuebles que no son patrimonio, sino que, simplemente, están protegidos bajo el paraguas de los famosos acuerdos con el Vaticano, lo cual hace aún mayor el despropósito.

La jerarquía católica, que no debe haber leído aquello de “al César, lo que es del César”, se justifica en esta insolidaria actuación de impago de impuestos en las dificultades de algunas parroquias y en la labor social que hace Cáritas, organización que se financia en gran medida por las aportaciones de “otros fines sociales” de la declaración de la renta y por las subvenciones directas a la cooperación, y que simplemente se utiliza de forma lastimera y demagógica.

Los impuestos, que pagan las empresas, los ciudadanos, las organizaciones, son la base del mantenimiento de los servicios públicos que los ciudadanos consideran necesarios en esta sociedad. Son las Administraciones Públicas, y los Ayuntamientos son las más cercanas de todas, las que organizan y mantienen los servicios a los ciudadanos. Todos debemos contribuir en la medida de nuestras posibilidades a la recaudación de dinero que permita la existencia de unos servicios públicos dignos. Y, lógicamente, quien más tiene, más debe pagar. La exención de impuestos es un privilegio que beneficia a la iglesia y que perjudica gravemente la economía general de las administraciones locales y de sus ciudadanos.

Es imprescindible que la ciudadanía conozca la relación exhaustiva de los inmuebles que no pagan impuestos y que los distintos ayuntamientos realicen el cálculo exacto de lo que están dejando de ingresar por esta razón. Los datos concretos son necesarios para comprender hasta qué punto el privilegio de algunos perjudica el bienestar de todos.

Desde Alternativa Laica, animamos al señor Alcalde a que haga llegar sus reivindicaciones sobre el pago del impuesto de bienes inmuebles (IBI) a la Comunidad Autónoma y al Gobierno Central para que, en el ámbito de las competencias de cada cual, se obligue a todos los propietarios de inmuebles al pago de este impuesto.

Alternativa Laica considera que los privilegios de la iglesia católica no tienen razón de ser en un Estado social y democrático de derecho en el que ninguna religión tiene carácter estatal. Los privilegios ancestrales de la confesión católica son un insulto para los ciudadanos y para las empresas y organizaciones que pagan sus impuestos. Es ya un clamor que el Estado denuncie los acuerdos con el Vaticano, origen de tantas desigualdades y privilegios.

 

 

Toledo, 5 de marzo 2012                                                      Alternativa Laica