Distribuir contenido

La iglesia católica se resiste a pagar impuestos

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
3 Marzo 2012

Solo la posibilidad de que se abra el debate de que la iglesia católica, propietaria de una inmensa cantidad de inmuebles, pague los impuestos sobre bienes inmuebles, que actualmente, no paga, ha puesto nerviosa a su jerarquía.

El obispo de Cuenca justifica que no se pague este impuesto porque la iglesia tiene multitud de edificios muy deteriorados y por la mala situación económica general de algunas parroquias que habría que cerrar.

El portavoz de la conferencia episcopal justifica el impago de impuestos por la labor social de Cáritas. Esta organización de la iglesia recibe una inmensa aportación dineraria de la recaudación por el 0,7 de la casilla de “otros fines sociales” (que eso se le ha olvidado al obispo contarlo), es decir, de los impuestos que pagan todos los ciudadanos.

Los impuestos se pagan para que el Estado recaude el dinero suficiente y necesario para el sostenimiento de los servicios públicos esenciales. Los ciudadanos pagamos impuestos, las empresas pagan impuestos, los propietarios de inmuebles pagan impuestos. No existe ninguna razón lógica para que una organización propietaria de múltiples edificios no pague los impuestos correspondientes.

Actualmente, la iglesia católica está exenta de pagar el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles). El impuesto lo recaudan íntegramente los Ayuntamientos. Es decir, las corporaciones locales, sumidas en un grave problema de liquidez y falta de ingresos, están dejando de ingresar una cantidad de dinero muy necesaria para el mantenimiento de puestos de trabajo y de servicios públicos esenciales para toda la ciudadanía.

Desde Alternativa Laica, consideramos que no existe ninguna justificación para que la iglesia católica tenga el privilegio de no pagar determinados impuestos.