Distribuir contenido

Inmaculada 2013

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
5 Diciembre 2013

Alternativa Laica confía en que el Ayuntamiento de Toledo, gobernado por el partido que propone denunciar los acuerdos con el Vaticano, ponga fin a la trasnochada tradición de jurar defender el dogma de la Inmaculada

El puente de la Constitución de este año va a ser muy singular. Mientras es comentario generalizado entre una parte de los ciudadanos la propuesta del Partido Socialista de denunciar los acuerdos con el Vaticano y elaborar una ley de libertad de conciencia, además de un protocolo de relaciones con las confesiones religiosas, alguno de los líderes del principal partido de la oposición –si no cambian de opinión a última hora- estarán jurando defender dogmas religiosos en nombre de todos los ciudadanos, incluso de aquellos que no creen en dichos dogmas.

 

Desde 2007 Alternativa Laica viene reclamando la extinción de eso que llaman tradición de jurar el dogma de la inmaculada concepción de María. Todos los meses de diciembre, en torno a la fecha en la que conmemoramos la aprobación en referéndum de la Constitución democrática del 78, que establece que ninguna religión tiene carácter estatal, el Alcalde de Toledo o alguno de sus concejales van a jurar en nombre del Ayuntamiento y, por ende, de todos los ciudadanos, que defenderá un dogma religioso.

 

El Ayuntamiento y sus representantes hacen caso omiso a los argumentos que se les presentan. No entienden, o no quieren entender, que dicho juramento ya no tiene ningún sentido, que la Inquisición ya no quema herejes en las plazas públicas y los ciudadanos ya no debemos temer por nuestras vidas y haciendas. Olvidan nuestros representantes políticos que su principal encomienda es gobernar un ayuntamiento democrático, y no el estar a bien con las jerarquías eclesiásticas, como en tiempos pretéritos. No se dan cuenta, o no se la quieren dar, de que ese acto supone una subordinación de los poderes políticos a las autoridades religiosas, fuera de toda lógica constitucional actual.

 

Su único argumento para continuar con una práctica absurda y anacrónica es una tradición del siglo XVII, en el que más valía parecer católico, y bien católico. Ahora ya no tenemos ni que serlo ni que parecerlo.

 

Ante la pertinaz resistencia de nuestros representantes políticos en el consistorio toledano a actuar conforme al dictado de la razón, Alternativa Laica mantiene un contencioso en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha al objeto de que el dictado de la Justicia les obligue a actuar conforme a nuestro ordenamiento jurídico; es decir, con el más elemental respeto a todos los ciudadanos.

 

Desde Alternativa Laica deseamos a todos los ciudadanos de Toledo un feliz puente de la Constitución, una carta de derechos y libertades que, obsoleta o no, quizá mejorable, siempre reconocida, ha marcado un tiempo de construcción de una sociedad democrática y tolerante, en la que todos cabemos; justo lo contrario de lo que han hecho algunas “organizaciones” a lo largo de dos mil años de historia.

 

En Toledo, a 5 de diciembre de 2013

Alternativa Laica