Distribuir contenido

Inmaculada 2012

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
5 Diciembre 2012

Alternativa Laica requiere al Ayuntamiento de Toledo para que no jure el dogma de la Inmaculada en atención al principio de aconfesionalidad del Estado y a la Academia de Infantería para que no se exhiban las banderas nacionales escritas con consignas religiosas

Alternativa Laica considera que un Ayuntamiento constitucional no puede jurar fidelidad a ningún postulado religioso sin vulnerar el principio de aconfesionalidad del Estado. Cada año, en la misma fecha, el Ayuntamiento jura defender un dogma católico, subordinando el poder civil al poder eclesiástico. Este rito tuvo algún sentido en tiempos pretéritos, cuando las autoridades civiles necesitaban de las jerarquías eclesiales para controlar las conciencias y por ello les rendían pleitesía. Hoy en día, en una sociedad avanzada y democrática, eso constituye una autentica aberración. Las administraciones públicas ostentan la representación del pueblo, del cual emanan todos los poderes del Estado. Las autoridades religiosas deben supeditarse a las autoridades civiles, no al revés.

Son las personas y los grupos en que estas se integran voluntariamente los que pueden albergar, sostener y proclamar libremente sus creencias. Las Administraciones, en cambio, no disponen de esta libertad. Ninguna Administración constitucional puede proclamarse católica ni adscribirse a ninguna otra confesión.

Por ello, solicitamos al Alcalde que actúe de acuerdo con su condición de cargo representativo de todos los ciudadanos, y que, por muy mayoritarias que puedan resultar socialmente algunas creencias o dogmas religiosos, ponga fin al rito en el que, año tras año, la Corporación viene escenificando la supeditación del poder civil municipal al poder eclesiástico.

Consideramos que el Ayuntamiento de la ciudad, y su Alcalde, deben tener prioridades más importantes que mantener contenta a la jerarquía de la iglesia católica que debería renunciar al anacronismo que representa este falso juramento.

Por otro lado, y también reiteradamente, los militares de la academia de infantería despliegan por toda la ciudad banderas españolas escritas con alusiones a la advocación de la inmaculada. Todo ello, al parecer, con el beneplácito del Delegado del Gobierno.

Como símbolo nacional, de todos los ciudadanos, la bandera no debe asociarse con rituales de una u otra religión, según el mismo principio de aconfesionalidad. Los poderes públicos no pueden alinearse con ninguna confesión y los símbolos nacionales, tampoco, ya que representan a todos los ciudadanos y solo a aquellos que manifiestan o siguen unas determinadas creencia.

Por tanto, Alternativa Laica solicita al Delegado del Gobierno en Castilla La Mancha que inste a las autoridades militares para que hagan cumplir a los miembros del Ejército bajo su responsabilidad el principio de aconfesionalidad, retirándose el despliegue de banderas con alusiones religiosas.

Alternativa Laica respeta profundamente todas las convicciones individuales y, precisamente por ello, entiende que el Ayuntamiento no puede comprometerse como institución, ni poner sus símbolos al servicio de un dogma religioso y que los símbolos nacionales no pueden utilizarse como soporte de consignas religiosas.

Alternativa Laica

5 de diciembre de 2012