Distribuir contenido

Informe de la ONU sobre la pederastia en la iglesia católica

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
10 Febrero 2014

La ONU ha hecho público un informe muy duro sobre las actuaciones del Vaticano en relación con los casos de curas pederastas. E Comité de los Derechos del Niño critica especialmente la política seguida por los obispados para “tratar” el asunto.

Según la portavoz de la Comisión, la noruega Kirsten Sandberg, la política de traslado de los curas sospechosos de pederastia de una a otra parroquia, lejos de proteger a los menores, ha puesto en peligro a más niños y ha propiciado que la lacra de los abusos se haya ido extendiendo. El Informe de la Comisión (y su portavoz) ha recordado que el Vaticano suscribió la Convención de los Derechos del Niño en 1990 y que la desprotección de los menores supone una violación de esta carta de las Naciones Unidas.

La portavoz del organismo internacional fue muy clara. La iglesia católica ha protegido a sus sacerdotes y sus intereses como organización, pero no a los niños. En las conclusiones del Informe urge al Vaticano a destituir de sus cargos a los clérigos sospechosos de cometer abusos sexuales y pederastia y a entregarlos a las autoridades competentes.

El Vaticano, en vez de reconocer lo vergonzoso de sus actuaciones, ha arremetido contra el Informe de la ONU y la actuación de la comisión de investigación. Tomasi, que fue el encargado de declarar en representación del Vaticano ante la comisión que elaboraba el informe, no aportó ningún documento ni ninguna colaboración. Y Lombardi, de visita en Madrid, arremetió en unas declaraciones contra el Informe de la Comisión diciendo que el organismo se extralimitaba en sus funciones y en sus conclusiones. En la nota emitida por la oficina de prensa del Vaticano, éste “lamenta ver en algunos puntos del Informe un intento de interferir en las enseñanzas de la iglesia católica”. Algunos medios afines a la iglesia critican el informe en las personas que componen la comisión de trabajo (por ejemplo, que cuatro de sus miembros son representantes de Arabia Saudí, Etiopia o Sri Lanka, países a los que no considera suficientemente relevantes en la Humanidad).

Pero lo que deja claro el informe de la ONU es que, además de cometer delitos de abusos sexuales contra menores, la iglesia protege a los delincuentes. No reconocen los abusos sexuales a menores como delitos, que lo son y se esconden detrás de todos sus privilegios para evitar que los curas pederastas eviten la acción de la justicia.

La denuncia de los casos de pederastia en el seno de la iglesia cobra con este informe otra dimensión. Ya no se trata de victimas que se atreven a denunciar los hechos después de muchos años de sufrimiento y de silencio. Ni se trata de casos que saltan aquí y allá. Ni son casos localizados en uno u otro país denunciados por asociaciones locales. Es la Organización de las Naciones Unidas quien hace una clara denuncia de comisión de delitos contra menores, del amparo de los delincuentes y del incumplimiento de los tratados suscritos por el estado religioso vaticano.

Sería deseable que la ONU utilizara todas las herramientas a su alcance para hacer efectiva la protección de los niños y que los propios católicos tomaran conciencia de las ominosas actuaciones de sus supuestos líderes religiosos, a los que protegen las acciones de la jerarquía y el silencio cómplice de los fieles.

Alternativa Laica

Febrero 2014

Informe de la ONU sobre la pederastia en la iglesia católica