Distribuir contenido

El Tribunal constitucional ampara a una "profesora" de religión despedida por casarse con un divorciado

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
20 Abril 2011

Ya es noticia conocida el amparo que el Tribunal Constitucional ha otorgado a una antigua "profesora" de religión a la que el obispado de Almería despidió porque su vida personal no se ajustaba a los cánones.

 

Desde Alternativa Laica creemos necesario hacer las siguientes consideraciones:

Como no puede ser de otra manera, nos parece importante que el Tribunal Constitucional ampare los derechos y libertades individuales. Y que haya quedado claro que la iglesia católica no puede estar al margen de las leyes civiles que protegen estos derechos y libertades.

Sin embargo, el debate de fondo es otro. Los llamados "profesores" de religión no son tales profesores. Son un colectivo de personas elegidos por la iglesia para impartir su doctrina en los colegios e institutos públicos y sostenidos con fondos públicos. El sueldo de estos falsos profesores lo pagan las administraciones educativas, con fondos públicos, y se convierten en empleadoras de personas que no han elegido y que no han probado su capacitación para el ejercicio de una profesión, sino la idoneidad para la divulgacion de la palabra de su dios en horario escolar, con medios públicos, en colegios sostenidos con fondos públicos.

Cuando la iglesia católica decide que ya no los quiere para difundir su doctrina, es la Administración educativa correspondiente la que tiene que hacerse cargo de la indemnización por despido. Despido que pagamos todos con nuestros impuestos.

Esta situación debería no existir ya. Es necesario que las Administraciones Públicas no amparen la religión en los centros docentes. Para ello, es imprescindible tener la voluntad política de denunciar los acuerdos con el Vaticano, origen de esta prerrogativa anacrónica de una iglesia más anacrónica aún. Y mientras llega esa denuncia, es necesaria voluntad política para que desaparezca la demanda de esta catequesis en las escuelas públicas.  Las Administraciones educativas deben respaldar a quienes luchan desde dentro del sistema educativo para acabar con esta lacra en la enseñanza.

Artículo de opinión relacionado: Los obispos disponen, el Estado paga, el Constitucional sentencia (2007) en Alternativa Laica Opina