Distribuir contenido

Declaración por un Estatuto de la Laicidad

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
20 Febrero 2008

Alternativa Laica traslada a las fuerzas políticas que concurren a las Elecciones Generales del 9 de Marzo un conjunto de propuestas que deben formar parte de los compromisos electorales y de los programas de gobierno.

La Constitución Española configura un modelo de Estado que garantiza el derecho de toda persona a la libertad de conciencia, sin discriminación por razón de creencias o convicciones. Por tanto, los poderes públicos deberán ser neutrales en materia religiosa, lo que implica que ninguna confesión podrá recibir privilegios, excepciones o estatutos diferentes de las normas del derecho común.

Sin embargo, los permanentes intentos de imposición a toda la sociedad de una concepción moral basada en principios religiosos están llevando a injerencias y presiones de la jerarquía católica en la vida pública que obligan hoy más que nunca a reivindicar y exigir el cumplimiento del principio de laicidad y, por tanto, la igualdad de trato de las distintas creencias, incluidas las no religiosas, por parte de los poderes públicos.

Como consecuencia de las reminiscencias de épocas anteriores y las peculiaridades de nuestra realidad socio-política, el sistema democrático en España necesita el impulso de una nueva reforma en materia de separación de las iglesias y el Estado, que concluya aquellas transformaciones pendientes que garanticen los principios de laicidad y de neutralidad del Estado. Es urgente que en la próxima legislatura se aborden las modificaciones legislativas necesarias y, de manera singular, la derogación de todas aquellas normas que mantienen importantes hipotecas sobre el Estado, muy especialmente los acuerdos de España con el Vaticano.

En definitiva, se trata de definir un autentico Estatuto de la Laicidad en España, entendido como un conjunto amplio de materias que, de forma global, supongan la garantía de separación efectiva de las confesiones religiosas del Estado.

Para el desarrollo de este Estatuto de la Laicidad, la Asociación Alternativa Laica considera imprescindibles las siguientes medidas:

1. Denuncia de los Acuerdos con el Vaticano 1976 y 1979. Los contenidos de dichos acuerdos mantienen compromisos que lastran nuestro ordenamiento jurídico por la supervivencia de privilegios tributarios y de financiación pública, por las prerrogativas en el sistema educativo o por la aplicación del derecho canónico.

 

Por ello, es necesaria, por una parte, la eliminación de la financiación estatal de la iglesia católica, que está suponiendo una patente vulneración de los principios de igualdad y no discriminación y del principio de laicidad, además de un incumplimiento flagrante de su propio compromiso de autofinanciación, y, por otra, la eliminación de la enseñanza de la religión católica de forma confesional situándola en el plano que le corresponde a un estado laico, es decir, el ámbito de lo privado y lo personal, y por tanto fuera de la escuela.

 

2. Desarrollo de un protocolo de relaciones institucionales con las confesiones religiosas, especialmente con aquellas, que, como la iglesia católica, por su presencia social y jerárquica, disfrutan en la práctica de un estatus privilegiado con las instituciones políticas democráticas, aplicando una separación real y efectiva de aquellos eventos religiosos o celebraciones promovidas por las distintas confesiones religiosas y definiendo la participación de los cargos públicos institucionales en los actos religiosos a título individual, separando sus creencias personales de la institución a la que pertenecen.

 

3. Prohibición del uso de símbolos religiosos en todas las dependencias de las administraciones públicas como señal de respeto a las diferentes creencias de los ciudadanos y eliminación de cualquier sometimiento de las instituciones públicas a dogmas de fe o a advocaciones religiosas.

 

4. Elaboración de una nueva Ley de Libertad de Creencias y Convicciones en sustitución de la actual Ley de Libertad Religiosa (LOLR) que elimine privilegios y garantice la igualdad entre las creencias religiosas y entre los grupos o individuos que no profesen ninguna y que ejerzan su derecho a la libertad de conciencia.

 

5. Compromiso de eliminación de cesiones gratuitas o a precios simbólicos de terrenos o bienes patrimoniales de titularidad pública por parte de Ayuntamientos u otras entidades del Estado a cualquier confesión religiosa.

 

6. Garantizar la no participación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en los actos de naturaleza religiosa, respetando la participación voluntaria de sus componentes de forma individualizada en base a su derecho a la libertad religiosa. Igualmente, garantizar la no vinculación del Ejército a celebraciones de contenido religioso, separando claramente sus funciones legales en el marco de la política de defensa de aquellas actuaciones puramente costumbristas, como las que tienen que ver con determinados desfiles procesionales o festivos.

 

7. Desaparición de la vieja práctica de inauguraciones de locales, dependencias, instalaciones etc., de titularidad pública con participación de las jerarquías religiosas o los mal llamados funerales de Estado que, siendo preconstitucionales sobreviven por la fuerza de las costumbres, pero claramente ajenas a la ley y a la nueva realidad social.

 

8. Compromiso firme con la defensa de la libertad de expresión y de las distintas manifestaciones de la cultura, oponiéndose a las actuaciones que pretendan censurar las mismas en base a supuestos agravios religiosos.

 

Alternativa Laica trasladará estas propuestas a las fuerzas políticas y a los candidatos que concurren a las Elecciones Generales del próximo 9 de marzo con la intención de que formen parte de su compromiso electoral y de su programa de gobierno.