Distribuir contenido

Corpus 2008

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
17 Mayo 2008

La Asociación Alternativa Laica se dirige al Alcalde de Toledo, al Presidente de la Diputación, al Presidente Regional y al Delegado del Gobierno de España para exponerles que, en cumplimiento del principio de neutralidad del Estado en materia religiosa, no deben formar parte de la procesión del Corpus, y se propone que en todo caso presidan la tribuna instalada al efecto en los balcones de la Delegación del Gobierno como el resto de autoridades.

La fiesta de la ciudad, sin perjuicio de su origen, no puede ser patrimonio de una parte de la sociedad. Las fiestas del Corpus son, en este momento, una manifestación de gran arraigo ciudadano, y, por tanto, una de las primeras obligaciones de las autoridades es la de fomentar la parte lúdica y popular de las fiestas, de forma que puedan participar todos aquellos que lo deseen.

Por otro lado, las autoridades como es habitual facilitan la organización de los eventos religiosos pertinentes en los lugares públicos dada su tradición popular, mediante su colaboración institucional. Pero esto no significa que los poderes públicos dejen de cumplir su primera y más importante obligación: la de garantizar la neutralidad del Estado y de sus Instituciones en materia religiosa.

Por esta razón, el hecho de que los cargos públicos formen parte de un acto religioso, como es una procesión, es una dejación de esta obligación de garantía de neutralidad, porque un acto religioso lo es con independencia del lugar donde se produzca o de la intención con la que se participe en el mismo, ya sea como fieles, autoridades o simples ciudadanos.

Que los cargos públicos procesionen produce, además, confusión en la ciudadanía al transmitir un mensaje subliminal de identificación del poder civil con la religión católica, que no se corresponde con el momento histórico en el que vivimos ni con el ordenamiento constitucional y jurídico que nos hemos dado.

La Asociación Alternativa Laica se ha dirigido a las distintas autoridades locales, provinciales, regionales y estatales para solicitarles el cumplimiento del principio de neutralidad del Estado en materia religiosa. En concreto, nuestro punto de vista es que las autoridades no deben formar parte de la procesión del Corpus, sino que, en todo caso, presidan la tribuna instalada al efecto en los balcones de la Delegación del Gobierno.

Esto implica que, por una parte, los poderes públicos mantienen el principio de neutralidad del Estado en materia religiosa y, por otra, actúan como representantes de todos los ciudadanos y no sólo de aquellos que profesen una determinada religión.

La separación efectiva del Estado y la iglesia debe formar parte también de los usos y costumbres y, por tanto, hay que asumir que las tradiciones religiosas nada tienen que ver con las funciones institucionales de los poderes públicos.