Distribuir contenido

Bautismo Laico: Bienvenidos al mundo libres, sin imposiciones religiosas.

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
17 Junio 2009

El incremento de ceremonias de acogida civil es tan sólo un síntoma más de la libertad ideológica de la sociedad española en la que vivimos actualmente.

En todas las culturas de todos los momentos históricos se dan y se han dado ceremonias de acogida de los recién nacidos al seno de la sociedad de la que, desde ese momento, formarán parte. La iglesia católica, como en tantas otras cosas, ocasiones y festividades, se apropia de tradiciones ajenas y las adapta a sus propios intereses y a sus propias costumbres.

El llamado bautismo laico no es sino una ceremonia civil de acogida de nuevos miembros a la sociedad. Es evidente que para muchos, todos esos que pretenden tener la verdad única, esto es un sacrilegio, una necedad, una ridiculez; le pondrán el mejor y más gratuito descalificativo que encuentren; sin embargo, no se dan cuenta de lo evidente: las personas que practican y reclaman estas ceremonias civiles de iniciación a la vida son personas libres en el pensamiento (también en la acción) y respetuosas con las futuras creencias, religiosas o no, de sus hijos. No se justifican ante ningún dios, ni les encomiendan la protección de sus niños, ni se sienten amenazados por males increíbles para si y sus vástagos. Al contrario, son libres y se sienten libres. Y plantean un grave problema a los que viven para dominar las conciencias ajenas.

El nombre, bautismo, es lo de menos. El lenguaje está trufado de expresiones religiosas que ya no tienen el significado original. Lo importante es el concepto de laico. Símbolo de todo aquello contrario a la imposición religiosa, al dogma, a la moral única. Laico equivale en este contexto a libertad de conciencia, a pluralismo, a respeto mutuo. Por eso, la expresión bautismo laico, o cualquier otra similar, necesariamente molesta a quienes no puedan renunciar a imponer a toda la sociedad su doctrina y su verdad.

El incremento de ceremonias de acogida civil es tan sólo un síntoma más de la libertad ideológica de la sociedad española en la que vivimos actualmente. Salve.

Yolanda García Figueruelo, Alternativa Laica