Distribuir contenido

Alternativa Laica critica la presencia del Alcalde en el recibimiento de los restos de San Ildefonso

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
25 Junio 2007

Alternativa Laica critica la presencia del alcalde y de la corporación municipal en el recibimiento de los restos de san Ildefonso y hace un llamamiento a no confundir el respeto a las tradiciones religiosas con el sometimiento del ayuntamiento y de la ciudad a las mismas.

El alcalde y los restos de San ildefonso

Tras el acto que ha tenido lugar este fin de semana en el que el alcalde y gran parte de la corporación municipal han participado en el recibimiento de los restos de San Ildefonso provenientes de Zamora, la Asociación Alternativa Laica quiere manifestar lo siguiente:

 

  1. Que en línea con la necesidad de una real y efectiva separación de las Instituciones Públicas de los eventos religiosos y celebraciones promovidas por las diferentes confesiones religiosas, el acto celebrado en la Puerta de Bisagra y la posterior procesión hasta la catedral, sitúan al Ayuntamiento y a su Alcalde participando en un rito católico en torno a unos restos cuya presencia en la ciudad tienen un carácter estrictamente religioso y simbólico para los creyentes, pero en ningún caso, forma parte de las funciones para las que los ciudadanos los eligieron.
  2. Como es lógico, en una sociedad democrática, el poder civil debe respetar las tradiciones y las prácticas de las distintas religiones, pero no confundirse con ellas hasta el punto de considerar la participación del ayuntamiento como un elemento de identificación de toda la ciudad con aquellas, lo que supone una evidente falta de respeto a las creencias de otros ciudadanos y de aquellos que no profesan creencia religiosa alguna.
  3. La Asociación Alternativa Laica considera que la participación de Alcalde y concejales en el recibimiento de estos restos
  4. y los subsiguientes ritos organizados por la Iglesia representan un sometimiento intolerable de la ciudad a dogmas de fe o advocaciones religiosas bajo el pretexto de las tradiciones, hecho impropio de una sociedad civil, democrática y moderna.
  5. Con este tipo de actuaciones, se confunden las tradiciones religiosas (legítimas, pero no las únicas, ni todas las de la ciudad) con la pretensión de mantener una relación privilegiada entre la jerarquía católica y las instituciones civiles, en este caso el Ayuntamiento de Toledo representado por su Alcalde, ya que una cosa es respetar las tradiciones religiosas y otra vincular o someter a las instituciones municipales democráticas a ellas.

Hacemos un llamamiento a que el cambio de la corporación, con una nueva mayoría de progreso, tenga su expresión también en el terreno de las prácticas y las actitudes de las autoridades municipales en línea con el avance hacia una sociedad laica basada en la separación del Estado de las confesiones religiosas que es un principio inherente a nuestro ordenamiento constitucional y, por tanto, debe desarrollarse en los diferentes ámbitos de la vida pública y de sus instituciones como elemento de imprescindible respeto a todos los ciudadanos.