Distribuir contenido

Alternativa Laica ante las fiestas del Corpus 2007

Versión para impresoraVersión para impresoraEnviar por correo-eEnviar por correo-e
Fecha: 
6 Junio 2007

La Asociación Alternativa Laica, desde el mayor respeto a todas las opiniones y, desde luego, a todos los toledanos y todas las toledanas, queremos poner de manifiesto el punto de vista de aquellos que, desde una reivindicación de la parte más laica de las fiestas, incluso de aquellas que, como el Corpus, tienen una larga tradición en la ciudad, consideramos que debe primar su carácter popular frente al intento de monopolización religioso-litúrgica que se nos pretende imponer desde la jerarquía eclesiástica.

Una vez más, ante la fiesta grande de la ciudad, caben las más variadas apreciaciones y diferentes puntos de vista, no sólo sobre la organización de las mismas, su grandiosidad, su repercusión económica o su valoración ciudadana, sino también sobre su propio carácter popular, su arraigo o tradición y las manifestaciones litúrgicas que la acompañan.

La Asociación Alternativa Laica, desde el mayor respeto a todas las opiniones y, desde luego, a todos los toledanos y todas las toledanas, queremos poner de manifiesto el punto de vista de aquellos que, desde una reivindicación de la parte más laica de las fiestas, incluso de aquellas que, como el Corpus, tienen una larga tradición en la ciudad, consideramos que debe primar su carácter popular frente al intento de monopolización religioso-litúrgica que se nos pretende imponer desde la jerarquía eclesiástica.

Por otra parte, la permanente vinculación de los poderes públicos locales y regionales a los eventos de carácter religioso que forman parte de las fiestas del corpus genera una notable confusión entre la lógica colaboración institucional en la promoción de una fiesta con notable arraigo popular y su participación directa en la procesión o en los actos litúrgicos programados por la iglesia.

La procesión del corpus es una manifestación religiosa que forma parte de las fiestas de la ciudad de Toledo. Los poderes públicos deben garantizar la libre expresión de las creencias de los ciudadanos y pueden colaborar con las confesiones religiosas. Pero esto no debe implicar que las autoridades civiles deban estar sometidas a dicha colaboración ni deban formar parte de estas u otras manifestaciones religiosas. Al contrario, deben garantizar la estricta neutralidad de los poderes públicos en materia religiosa como símbolo de respeto a las distintas creencias religiosas y a aquellos ciudadanos que no profesan creencia alguna.

El hecho de que los poderes públicos y las autoridades que los representan, alcalde y concejales, presidente del gobierno y consejeros, miembros de otras instituciones, desfilen dentro de la procesión en calidad de tales (ya que, como es evidente, dejan de hacerlo al no ostentar el cargo) significa que el poder civil se implica formando parte activa en un acto de carácter religioso pretendiendo representar a la institución que preside y para la que fue elegido democráticamente mediante el sufragio de creyentes y no creyentes y de ciudadanos con distintas confesiones religiosas.

En los actuales momentos de desarrollo de la sociedad española, es exigible a los representantes de las instituciones democráticas el más elemental respeto a los ciudadanos de todas las creencias, pero también al ordenamiento jurídico español, que proclama que "ninguna confesión tendrá carácter estatal”. La separación efectiva del Estado y la Iglesia debe formar parte también de los usos y costumbres y, por tanto, de las tradiciones religiosas, que nada tienen que ver con las funciones institucionales de los poderes públicos.

En consecuencia, desde la Asociación Alternativa Laica vamos a proponer al futuro alcalde de Toledo y a la nueva mayoría de gobierno de la corporación:

  1. que se comprometan en su de gobierno municipal a garantizar la efectiva separación entre sus actuaciones como alcalde o concejales de todo tipo de manifestación religiosa como símbolo de respeto a las creencias de todos los ciudadanos
  2. que se comprometan a separar explícitamente sus creencias personales de aquellas conductas que realizan en calidad de representantes políticos, lo que implicaría en relación con el Corpus su participación institucional en todo caso en una ámbito distinto y fuera del desfile procesional.